CARTA ABIERTA A LOS JÓVENES DE MI GENERACIÓN

¡Mexicanos al grito de guerra!

Ésta es la declaración inicial de nuestro himno nacional; escrito hace más de 200 años, esta frase se vuelve necesaria hoy más que nunca en nuestra realidad.

7 de cada 10 jóvenes pretenden no votar en las elecciones. 75% del total de la población entre 18 y 30 años, los que menos pretenden participar son los jóvenes entre 18 y 21 que por primera vez tienen la oportunidad de ser parte de un proceso electoral. Éste es el resultado de un estudio realizado por el Fondo para el Desarrollo de las Naciones Unidas (UNDP).

Yo soy joven mexicana y mi rango de edad se encuentra dentro de ésa generación que representa casi la tercera parte del padrón electoral, soy una voz de esos más de 20 millones de jóvenes y como tú, también estoy cansada.

Cansada de que todos hablen por nosotros, desde sociólogos, politólogos, políticos, analistas, encuestadores y demás. Nos tildan de antipáticos, de que la democracia nos interesa pero no la política. Yo no apoyo a ningún partido ni me parece que de los 4 candidatos aspirando a que los contratemos para el puesto de presidente, haya uno que sea apto o que tenga lo necesario.

Nos molesta que nos traten como si fuésemos tontos; ¡ya es tiempo de que sepan que no lo somos! Nos tachan de que no nos interesa la política y es verdad o al menos es lo que demostramos, a diario los comentarios son que la política es sucia, que pura mentira, todos roban, nadie me convence y poco a poco nos vamos alejando, es una realidad y hay que admitirla. No estamos de acuerdo con la forma en que el país se maneja.

Pero a pesar de ello yo conozco a las personas de mi generación, a los jóvenes a mi alrededor y sé que somos una generación de personas creativas, llenas de talento, ideas y visiones revolucionarias, que somos capaces de organizarnos, comunicarnos y conectarnos por las causas que sí nos interesan. Lo veo en el día a día, jóvenes luchando en contra de los ecocidios, a favor de los derechos humanos, de los derechos de los animales, de la cultura, de la música, de la libertad.

Pues es tiempo de aprovechar todo ése ímpetu y ésa creatividad pero con responsabilidad. 7 de cada 10 jóvenes no quieren votar o quieren anular su voto. Yo sé por qué  y lo entiendo, no es que no nos interese la política es porque no encontramos otro medio para hacer patente nuestra inconformidad y nuestro rechazo ante las opciones que nos presentan en el “miércoles de plaza” del mercado electoral.

Sin embargo, no votar o anular el voto es lo mismo que atar las cadenas de la esclavitud de nuevo, una sociedad que no participa, no merece nada, no merece un gobierno ni malo ni bueno, simplemente no cuenta.

Vivir en sociedad, ser parte de un país y de una democracia, se da por el simple hecho de que aquí vivimos y no podemos aisalarnos ni evadir nuestra realidad.

México es una tierra de dioses, basta recordar lo que articularan las huestes españolas de  Hernán Cortés ante la visión de Tenochtitlán: “”Y desde que vimos tantas ciudades y villas pobladas en el agua, y en tierra firme otras grandes poblaciones, y aquélla calzada tan derecha y por nivel cómo iba a México; nos quedamos admirados y decíamos que parecía a las cosas de encantamiento que cuentan en el libro de Amadis…Algunos de nuestros soldados decían que si aquello que veían, si era entre sueños…”” México es hermoso por su riqueza natural, su cultura y su gente, todos lo sabemos y lo sentimos. Nosotros somos la generación que tiene a su cargo transformar la realidad que vivimos, nuestros padres nos heredaron esa responsabilidad, el momento ya llegó.

Crecimos escuchando a los adultos hablando del futuro, de lo mal que está todo y de  la carga que esto implicaría para las próximas generaciones. La próxima generación ahora tiene edad suficiente para votar y no podemos repetir el mismo patrón, somos demasiado innovadores e inteligentes como para abdicar el poder dejando la carga  nuestros hermanos menores, nosotros ya estamos aquí y ahora, conscientes de la realidad social, de la falta de empleo de las carencias educativas, de los problemas sociales, son nuestra realidad cotidiana, es nuestra oportunidad de hacer algo al respecto.

La generación de nuestros padres lo intentó en 1968 y los callaron a balazos, desanimados y heridos se rindieron y aguantaron. Hoy nosotros tenemos oportunidades diferentes, la tecnología nos ayuda a estar informados y conectados en tiempo real, a decir la verdad, a mostrar la evidencia, a tener acceso a la información global, son nuestras herramientas diarias hay que aprovecharlas.

Lo primero que tenemos que cambiar y que romper son nuestras propias barreras mentales. Me llama la atención como dentro de una protesta por los derechos de los animales, las personas están unidas por una causa, haciendo lo que en teoría se llama política, sin embargo escucho que se quejan de la política, como si fuese algo ajeno.

El simple acuerdo de voluntades para el logro de un fin común ya es política, es hora de romper los paradigmas, deshacernos de los estigmas, quitarnos la venda de los ojos y salir del pretexto tan cómodo de decir que “la política es de flojera que es puro bla bla bla por eso no me interesa” ya es hora de asumir el reto de cambiar las cosas.

En derecho existe un concepto que se llama comisión por omisión, se refiere a cometer un delito con el silencio, con la inacción. No ir a votar o anular el voto es comisión por omisión es tanto como saber que con una llamada telefónica puedes evitar que alguien sea estafado y aún así quedarte callado, es como saber que a tu vecino lo están robando y no decir nada cuando pudiste haberlo detenido o que alguien está secuestrado y que teniendo la oportunidad no lo ayudas a escapar, ¡eres cómplice!

Si no te informas, si no te expresas pero sobre todo si no cuestionas, si no piensas libremente, si sólo buscas a quién copiar, ¡eres cómplice de ésa maraña corrupta de la que tanto te quejas!

Yo veo que a nuestra generación sí le interesa el cuidado del medio ambiente, de los animales, del arte, de la cultura, de lo mejor de México y no es justo que seamos entes pasivos ante lo que sucede a nuestro alrededor, tenemos tanto talento en la ciencia, el deporte, la música, las artes, la filosofía, la investigación y no es justo que no nos apoyemos unos a otros. Los tiempos de la Conquista ya pasaron, aunque las clases sociales y económicas siguen divididas, todos somos uno y tenemos que aprender a trabajar juntos.

No todos se interesan en la actividad política de partidos y están en su derecho, no todos tienen que participar directamente, pero sí es responsabilidad de todos conocer nuestra historia, conocer nuestros derechos y asumir el rol que nos toca cumplir como ciudadanos responsables y conscientes.

Yo no voy a hablar a favor ni en contra de candidatos o partidos, yo hablo a favor de México y de nuestra generación, porque eso es hablar a favor de nosotros mismos, vivir en sociedad es como vivir en un condominio o en una familia, todos tenemos que cooperar para alcanzar el bien común.

Este primero de julio nos toca ir a las urnas a votar, a votar por conocidos o desconocidos que no tienen nada que ofrecernos, nos toca desentrañar el asunto, leer, analizar, pensar y elegir al que a criterio personal sea el menos malo.

Pero esto es sólo el inicio de lo que nos toca hacer, todos hablan del México que sueñan pero nadie habla de lo que va a hacer como individuo para llegar ahí, nadie habla de cómo hacer el sueño realidad, si lo vemos a fondo, realmente es muy sencillo, lo decía John Lennon en su canción “Imagine” si todos actuamos bien, vamos a llegar al bien, si todos generamos paz, vamos a tener paz a escala mundial. Y aunque siempre va a haber quien diga que eso es un sueño o un disparate,  es porque no quieren darse cuenta que en verdad lo único que se necesita es la voluntad de hacerlo. Esto nadie lo dice porque a los grupos de control no les conviene un México pensante, unido y libre. Durante siglos han utilizado un modelo de explotación ancestral inspirado en el modelo romano, la estrategia es mantener a las personas en la ignorancia y esto se logra enseñándoles a obedecer en lugar de a pensar, diciéndoles qué hacer, decir y pensar en lugar de que aprendan a cuestionar, distrayendo su atención con entretenimiento, enfocando sus mentes en pasatiempos vacíos que si bien son entretenidos, son meros pasatiempos que no les dejan nada.

En la década de la posguerra surgió un movimiento intelectual que tuvo mucho auge y trascendencia precisamente en contra de éste modelo, se llamó Rock N’ Roll, nosotros hemos crecido con la música pero hay que analizar el contenido, Pink Floyd lo retrata a la perfección con “The Wall” no necesitamos esa educación que nos trata de deshumanizar, de convertir en salchichas, todas igualitas, “no necesitamos control del pensamiento”, no necesitamos el modelo vacío que nos rodea en los medios de comunicación, no necesitamos que nos entrenen y nos condicionen a no pensar sólo obedecer.

Para que México se convierta en un país con democracia real y participativa, es nuestra prerrogativa educar y poner el ejemplo a nuestros empleados (los funcionarios públicos) desde el presidente hasta el regidor municipal, nuestros empleados necesitan liderazgo, necesitan jefes que sepan qué exigirles, si hacen lo que quieren, roban, pillan, mienten y son de lo peor, es porque nosotros se los permitimos, porque les regalamos nuestro poder y nuestra libertad y nos olvidamos. Nuestros empleados necesitan líderes que sepan qué metas ponerles, cómo medir su desempeño y sus resultados, necesitan jefes preparados que sepan de lo que hablan y que tengan la visión de a dónde quieren llegar para dirigirlos.

Esto es algo que ya se está gestando pero no lo vas a ver en las noticias, en varios Estados de la República las personas se unen, recaban firmas por las causas de su interés, proponen y  generan acuerdos, obligan a sus representantes en el congreso a tomar en cuenta los temas que a ellos les urgen. Las personas colaboran con iniciativas de ley y estudios para generar respuestas a sus inquietudes, las llevan a las cámaras, las someten a votación y están al pendiente de que las soluciones se den.

Es muy sencillo, actuemos con el ejemplo, la época de la queja infundada ya quedó atrás, somos personas productivas y creativas, si los representantes no saben lo que están haciendo, es momento de enseñarles cómo hacerlo, pero para ello tenemos que informarnos bien y participar, tenemos que entender que la democracia no es momentánea, es de tracto sucesivo, no se agota con el voto, se vive día a día.

Tal vez he aquí la dificultad del tan platicado “cambio” el tema es que no está en un candidato, partido, funcionario o presidente, sino en el individuo y durante siglos nos han educado para no participar, ése es nuestro gran obstáculo, ése es el paradigma a romper.

Para empezar hay que salir del letargo, hay que informarnos bien y eso requiere el sacrificio que muchos no quieren hacer de apagar la Televisión, porque es ésa pantalla a través de sus concesionarios la principal promotora del no pensamiento, del no cuestionamiento, del aislamiento social que no permite que progresemos, es la primera que te vende la idea de que “la política es de hueva mejor vamos a ver el futbol” y la razón es clara, a la televisión le conviene que la sociedad siga dormida, es su negocio más lucrativo. Vende entretenimiento sin contenido que te deshumaniza, vende comportamiento, te dice qué pensar, qué hacer, qué comprar y por quién votar. Le vende a la gente, le vende a los partidos, le vende a las empresas, para ella es el negocio perfecto, lo ha sido desde hace muchos años y no va a cambiar por nada ni por nadie, exprimir a México es su negocio.

La mayoría de los medios de comunicación que controlan a nuestro país son tan o más interesados que los políticos, son violentos, represivos, manipuladores y opresores. Pueden inventar números, cifras, opiniones y estadísticas, editar todos los videos para crear imágenes bonitas o feas según les convenga y sobre todo alentar a que no pienses, el peligro de éste mecanismo es que los medios logran influir en tu voluntad y eso es peligroso y quiero ilustrar el por qué con la siguiente frase “Cuida tus pensamientos porque ellos se convierten en palabras, cuida tus palabras porque ellas se convierten en acciones, cuida tus acciones porque ellas se convierten en hábitos, cuida tus hábitos porque ellos forjan tu carácter y cuida tu carácter porque éste se convierte en tu destino.” No esperemos que las cosas sean diferentes si nosotros seguimos haciendo siempre lo mismo.

En México no leemos, el promedio de los últimos años no llega a 3 libros por año. Ya es momento de mirarnos en el espejo y comenzar el cambio, el cambio empieza leyendo, ¡sí, leyendo! Quitándote la idea de que “eso está de hueva”, porque la ecuación es muy sencilla, mientras más lees más capacidad de pensar y conocer, de crear, de razonar, de saber y de liberar tu mente. Por el contrario, mientras más tele ves, más disminuye tu capacidad cerebral, está comprobado científicamente, más telenovelas igual a menos participación, más chismes y programas sin contenido, más entretenimiento vulgar igual a ceder el control de lo que realmente importa.

El problema que tiene México no es ni la política ni nada, es la flojera de leer y de pensar.  Nos conformamos con repetir opiniones que oímos y por eso la mayoría no sabe ni que… el que no lee, no sabe y ¿cómo puedes tomar una decisión sobre algo que no sabes? En serio, si eres fan de los videojuegos, sabes al respecto, si te gusta la  música escuchas, averiguas, analizas, formas tu propia opinión,  si te gusta la moda sabes quienes son los mejores diseñadores…etc. del tema que te interese, cuando en serio te interesa te documentas y te vuelves un conocedor, por eso siempre buscas calidad, ¿por qué cuando se trata de nuestro país nos da flojera?

Frases como: “Leer no es lo mío”, “la historia me da flojera”. “no tengo tiempo” por favor! a estas alturas del partido, el que no lee es porque no le importa…pero razonar es parte de tu vida y de tu capacidad de ser humano, ¿por qué crees que somos diferentes de los animales? No digo que te tienes que volver una enciclopedia pero al menos entérate antes de hablar y entérate de la verdad, no de lo que dicen los medios porque francamente son peores que los partidos.

Es curioso ver cómo cuesta trabajo ver más allá de lo evidente, hace poco vi en Facebook una caricatura política alusiva a “Munra” el personaje de los “Thundercats” y mientras todos comentaban sobre el personaje yo comenté que ojalá contáramos todos con una espada del augurio para poder ver más allá de lo evidente, de la farsa mediática y de las opiniones o investigaciones compradas, teniendo tanta gente brillante e instituciones líderes en desarrollo académico como la UNAM, ¿por qué nos conformamos con lo que diga la tele?

La manera en que los medios y los políticos funcionan es sobre la premisa de que eres jóven y por tanto inculto, desinteresado y bobo; eso te hace vulnerable, te hace presa fácil de la mercadotecnia. Creen que por tu edad te pueden engañar como a un niño con un helado. ¿Estás dipuesto a permitirlo? Es verdad que tal vez eras muy pequeño cuando gobernaba Salinas o Zedillo, que lo único que conoces es el gobierno actual y sólo oyes ruido en los medios, bla bla muertos muertos muertos pobreza muertos bla bla y que esto te pueda hacer pensar, bueno pues no me identifico con los Dinosaurios, me voy a ir por alguien más jóven pero ¡cuidado! ¿Estás seguro de que lo que quieres es volver a la cárcel que sostuvo el régimen anterior? ¿Estás dispuesto a ceder tu libertad a cambio de un “supuesto control de la violencia”? ¿Crees que porque un candidato sea  jóven o “guapo” lo hace un buen candidato?

Analiza los hechos antes de formar tu criterio y decide quién de los 4 postulantes, que vienen a pedirte trabajo, es el que más se ajusta al perfil que buscas, quién tiene potencial para ser el empleado del mes, para que le exijas que trabaje bien y que cumpla.

No tienes que irte muy lejos para saber que México funciona de acuerdo a los intereses de un grupo pequeño de personas que nisiquiera trabajan en el gobierno.

Tu libertad es lo más sagrado que tienes, si no votas no eres nadie, no opinas, no cuentas y si regalas tu voto sin saber ni que…pues no esperes que las cosas cambien.

No esperes que tus condiciones de vida mejoren, no esperes que la economía crezca, que tus oportunidades de empleo o desarrollo profesional aumenten, no esperes que mientras duermes el país mejore y un día despiertes y México haya cambiado su nombre a Disneylandia, lo siento pero así no funciona el mundo, ya es hora de que despiertes y te des cuenta de que tu futuro depende únicamente de ti.

Por: Kristina Guerrero

8 comments

  1. En verdad espero que muchos jóvenes y adultos lean este articulo , y participen en el cambio al Mexico que quieren , en cada uno de nosotros esta poner el granito de arena que nos corresponde, y no por llamarle granito de arena significa que no tiene importancia , por que si la tiene , y con mucho peso…. De que esta formada la arena del mar??….. De miles de granitos de arena!!!

  2. Tu libertad es lo más sagrado que tienes, si no votas no eres nadie, no opinas, no cuentas y si regalas tu voto sin saber ni que…pues no esperes que las cosas cambien.

    ME UNO AL MANIFIESTO Y LO MENOS QUE PUEDO ES TRANSMITIR EL MENSAJE Y TOMAR CONCIENCIA DE LA COMPLICIDAD DE LOS MEDIOS TELEVISIVOS QUE EFECTIVAMENTE TRATAN DE IMPONERNOS OTRO CICLO DE ESTUPIDO COMPORTAMIENTO EN CADENA CON TODAS ESAS FALSAS ENCUESTAS Y LA VENTA DE SU MAS NUEVO PRODUCTO POLITICO EL SEÑOR PEÑA NIETO.

  3. Yo creo que votar no es lo único que se puede hacer, no es la única solución. Si se tienen otras propuestas creo que es válido anular, cuando no se cree en la democracia, se pueden crear otras opciones, a partir de la autogestión.
    * joven va sin acento (:

    • Gracias por la corrección 😀 Creo que es muy interesante tu planteamiento podrías ampliar un poco más la información acerca de las alternativas a la democracia mediante la autogestión? saludos!

  4. Yo quiero compartir, que tengo un hijo de 15 años que lleva casi un año diciéndome lo que has escrito aquí. Al principio me asusté, porque ya quería iniciar marchas y abrió un blog que fue cerrado por las propuestas progresistas que ponía, luego se unió al movimiento de los indignados y ahora al yo soy 132. Me enorgullece que mi hijo tan chico haya comenzado con ideas que ahora están tomando forma y ni siquiera pudo participar activamente hasta la marcha del sábado. Me enorgullece la actitud que veo en tu escrito y en los jóvenes, pero me sorprende que un niño de 14 ya se involucre y piense de esta forma. Sí, son la generación, tanto que parece la elegida para el cambio. Estoy con mi hijo, mi hija, con cada jóven y con cada ciudadano de este país, estoy con México y esta lucha por la verdad. Felicidades.

    • Gracias a ti por apoyarlos y a todos porque ser mexicano no tiene que ver con la edad, para ser parte del cambio sólo hay que decidirse 😀 saludos! Gracias por leer!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s