Literature: Poema de Gabriel Avilés, el Poeta de Cancún

Una tarde lluviosa tiene su belleza, un cigarro cuyas fumarolas se congregan alrededor de la perfecta distancia mientras el humo conmemora tu ser, un café donde lo inmaculado se destina a la cafeína con olo salobre.
Abarco tus costas, ellas resplandecen como un cuadro de Chagall a media bahía y en las mías, bruma se adueña del aura con una partitura anegada de silencios y corcheas.
Garabateo versos para anclar en tus flamas y me plagio canciones de Silvio, “¿Quién fuera el mítico Simbab”, en mi caso, el Perseo cargando al infinito en acuosa transparencia, gota de llovizna cuya rueca se adentra a tus córneas para encallar en eclipses y no quedar en el puerto de los solitarios donde encallo por tanto añorarte.

por: Gabriel Aviles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s