La revolución individual

El cambio está en el lugar menos esperado, cuando las situaciones humanas, sociales y de derecho ya no pueden ser toleradas porque han reprimido la dignidad humana hasta el límite, las personas comunes, las menos esperadas, detonan la ebullición.

El primero de diciembre de 1955 en Montgomery, Alabama una mujer desconocida se negó a ceder su asiento del autobús a un hombre blanco, su nombre era Rosa Parks y fue arrestada y multada por violar la ley, pero fue su acto individual lo que dio inicio a la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.


En 1998 en Canadá un niño de 6 años escuchó a su maestra hablar de que los niños en África sufrían de enfermedades por carencia de agua potable, cuando llegó a casa le pidió a sus padres le ayudaran a construir un pozo, dándole $70 dólares, los padres accedieron a cambio de que el pequeño se ganara el dinero haciendo deberes, el niño de nombre Ryan, trabajó durante 4 meses aspirando la alfombra, limpiando ventanas y jardines, cuando obtuvo el dinero y  lo llevó a la organización que podía hacer el pozo, Ryan se enteró que en realidad se necesitarían 2000 dólares para hacerlo, Ryan contestó: “bueno haré más deberes”. Un año más tarde construyó su primer pozo en África.

Hoy en día Ryan es estudiante universitario de ciencia política y desarrollo internacional en la Universidad King’s College en Canadá, su fundación “Ryan’s Well” ha trabajado por llevar agua a quienes lo necesitan desde entonces.

En una entrevista de 1999 hecha por  “My Hero” una web dedicada a celebrar lo mejor de la humanidad  e inspirar a otros a realizar un cambio positivo en el mundo, le preguntaron lo siguiente:

“Pregunta: ¿Si tuvieras la atención del mundo por 5 minutos qué les dirías?

Respuesta: Le pediría a todos que crean en sus sueños, si lo haces tú puedes lograr cualquier cosa”

Lee la entrevista completa aquí

Estos son ejemplos de personas que toman la decisión de cambiar al mundo, de niños, hombres y mujeres se vuelven lo que deberían ser.

En México también existen éstas personas, que de manera anónima y desapercibida luchan por los derechos de los demás, Lydia Cacho es un ejemplo local y tangible en la comunidad, denunciando a los pederastas y la red de corrupción que desde la política los protege, denunciando la ignorancia de los padres y su necesidad.

México tiene ombudsmans cotidianos y el contagio debiera ser masivo y viral.

Por mucho tiempo se ha señalado lo que no funciona, el movimiento de estudiantes por la democratización de los medios es el primer producto de ello, es la gota que ha derramado el vaso, sin embargo, es momento de la acción y la propuesta, de la actividad trascendente.

Es momento de que México produzca personas conscientes, para que esas conciencias sean las que ocupen los puestos del legislativo, ejecutivo y judicial en todos los niveles, de que ésas conciencias representen verdaderamente a la gente y que la gente sepa qué es lo que representan, que el gobierno y el ciudadano se encuentren y dialoguen en lugar de pelearse, abusarse y violentarse mutuamente. Ésa es una tarea comunitaria que se trabaja de manera individual.

Es momento de “lavar el carro rentado” ya que por mucho tiempo México ha sido un país “rentado para sus habitantes. Ha pertenecido a sus líderes religiosos y a sus tlatoanis tribales, a sus colonizadores y a sus liberales, a sus conservadores y a sus dictadores, a sus príistas y sus presidentes imperiales…a sus partidos y a sus élites. No ha pertenecido a sus ciudadanos, Por eso pocos lo cuidan. Pocos lo sacuden. Pocos lo aspiran. Pocos lo lavan. Pocos lo enceran. Pocos piensan que es suyo. Pocos lo tratan como si lo fuera. Porque nadie nunca ha lavado un carro rentado”1

“Las recetas están allí para ser aplicadas. Las reformas están allí para ser ejecutadas. Abarcan las candidaturas ciudadanas y la reelección legislativa y los juicios orales y la reforma a la Ley de medios y la apertura de la televisión y la lucha contra los monopolios y el replanteamiento de la guerra contra el narcotráfico y la rendición de cuentas y la construcción de una ciudadanía crítica, participativa, exigente.”2

“México no es el país de Andrés Manuel López Obrador o Enrique Peña Nieto o Carlos Slim o Emilio Azcárraga o Carlos Romero Deschamps o Elba Esther Gordillo o Felipe Calderón”3

México es cada mexicano, más allá de la nacionalidad, la residencia o la ciudadanía, México es cada conciencia encendida que ama la esencia de lo que las letras México representan, es cada conciencia individual y única que vuela con las alas del águila real.

Desde su trinchera o actividad, cada uno contribuye y construye, el cambio de México y lo que acontece en estos momentos es un mural de Diego Rivera, cada uno tiene un segmento que pintar para dar forma a la obra de arte.

Ryan Hreljac firma su página web con la siguiente declaración: “Mi consejo para cualquier persona para lograr un cambio positivo en el mundo es: encuentra tu pasión y toma acción” 

por: Kristina Guerrero

citas textuales ennumeradas 1, 2 y 3 de la obra “El país de Uno”, Denise Dresser.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s