Mariachi

México es sinónimo de color, alegría, amabilidad, calidez, el Maricahi y su música son una representación de todas esas características de la cultura mexicana ante el mundo.

Filología del Mariachi

A nivel popular e incluso muchos diccionarios enciclopédicos afirman, el término mariachi se deriva de la palabra francesa “mariage”, que quiere decir matrimonio.

Este supuesto se basa en la creencia de que en los tiempos de la Intervención Francesa en México (acaecida en 1862), durante una boda de rancheros en un poblado de Jalisco llegaron unos soldados franceses, quienes sorprendidos ante tal jolgorio, en el que los músicos tenían un papel muy importante, preguntaron sobre aquella fiesta. El interlocutor lógicamente contestó: “C’est un mariage” (en francés), y así fue como los franceses denominaron al conjunto musical, sin embargo éste origen fue descartado por estudios realizados en las fuentes de la época de la Colonia.

Ricardo Espinosa afirmaba en su columna “Como dijo” -publicada en El Sol de México el 8 de abril del 2001- que el vocablo mariachi deriva de un canto aborigen a la Virgen María, en el que se mezclan el náhuatl, el español y el latín. “Este canto empezaba diciendo ‘Maria ce son’… que quería decir ‘te amo María’”.

Según Espinosa, la teoría es resultado de las investigaciones del canónigo Luis Enrique Orozco, historiador de la arquidiócesis de Guadalajara, basadas en un documento encontrado en Cocula que data del año 1695

Lo cierto es que el manuscrito de Rosamorada, Nayarit, constituye el testimonio más antiguo del uso del vocablo antes de la Intervención Francesa.
El documento consiste en una carta fechada el 7 de mayo de 1852, escrita por el presbítero Cosme de Santa Anna al arzobispo Diego Aranda y Carpinteiro, en la que se quejaba de las escandalosas celebraciones de los pobladores con motivo del Sábado de Gloria.

Jesús Jáuregui reproduce en su libro un extracto del documento:

“Al acabarse los divinos oficios de mi parroquia en el sábado de Gloria, encuentro en la plaza y frente de la misma iglesia se hallan dos fandangos, una mesa de juego y hombres que a pie y a caballo andan gritando como furiosos en consecuencia del vino que beben y que aquello es ya un desorden muy lamentable; sé que esto es en todos los años en los días solemnes de la resurrección del Señor, y sólo que ya sabemos cuántos crímenes y ecsesos se cometen en estas diversiones, que generalmente se llaman por estos puntos, mariachis.

Hermes afirma que la palabra mariachi es un regionalismo que contiene la mezcla de voces cahítas y tarahumaras, y cuyo significado se traduce como “lo que suena en corrido”, concepto que alude a la rapidez con la que los músicos ejecutaban sus instrumentos.

Con el paso del tiempo y la ubicación geográfica del pueblo coca dentro de la región -la cual fue modificándose a causa de ciertos factores climáticos-, el significado de la palabra cambió a “lo que suena en el cerro” o “violines del cerro”.

Conforme los músicos de mariachi bajaron de la serranía y abandonaron Cocollan se dieron a conocer en otros pueblos -principalmente después de la etapa de Independencia-, por lo que dichas acepciones perdieron fuerza y al final el término mariachi significó solamente la propia agrupación

En cuanto a la fecha y lugar de nacimiento de la agrupación, es inútil fijarlos con verdadera certeza, porque a fin de cuentas el mariachi es una institución basada en una tradición oral que pasó de generación en generación entre los habitantes del occidente de México, y en la que se fundieron rasgos indígenas, españoles e incluso africanos.

Por lo tanto, el mariachi actual es resultado de un genuino mestizaje que incluyó la música, el canto y la danza, aunque al arribar a la capital mexicana y darse a conocer al mundo en los años 20 del siglo pasado, su esencia se haya modificado completamente.

Fuente: Patricia Alamilla

Fotografías: Kristina Guerrero

Fotografías Antiguas que reflejan a México

México es un país de contrastes y mezclas, se puede oler y saborear en su cultura.

Algunos de los reflejos de su idiosincracia fueron captados por las primeras cámaras fotográficas y a través de las imágenes creadas con el paso del tiempo, podemos interpretar el momento histórico, el sentimiento, la opresión, la reivindicación, el anhelo, el progreso, el esplendor, el humor.

Comparto algunas de mis fotografías favoritas que reflejan esos destellos de México.

 

Fotografía de autor desconocido, Cd. de México, 1942

 

 

 

Diego Rivera pintando en 1951, Cd. de México

El Folklore y la festividad de la cultura mexicana, personas improvisan en una inundación masiva en la ciudad de México en 1952

El primero de mayo de 1952 un joven comunista es asesinado en una manifestación del día del trabajo, su madre llora su muerte.

Siete años más tarde Siqueiros reproduce la imagen en uno de sus murales

El mural fue tapiado y se prohibió su exposición al público por las implicaciones políticas que representaba el arte como medio de expresión y de denuncia.

Retrato de Tin Tan en 1954, personaje que por primera vez introdujo la cultura mexicana-estadounidense al mundo del espectáculo y la comunicación, transgrediendo la idea de las fronteras que en realidad sólo existen en la política, dando paso al híbrido mexico-estadounidense “Pachuco”.

Fotografía del moderno complejo habitacional Nonalco Tlatelolco en la Cd. de México en 1963

Vista desde dentro de un apartamento en Tlatelolco el 3 de Octubre de 1968, la mañana siguiente a la matanza de estudiantes ocurrida a poco tiempo de celebrarse las olimpiadas en México.