Saliendo de la burbuja

Los acontecimientos recientes han dado lugar a un mayor interés de la ciudadanía en la vida política del país.

Antes de que ocurriera lo de EPN en la Ibero escribí una carta que titulé “carta abierta a los jóvenes de mi generación”; la escribí porque sentí la imperiosa necesidad de hacer llegar el mensaje de que no por ser jóvenes vivimos en una isla en la que lo único que nos afecta es si nuestro Ipod tiene pila y si nos podemos conectar a Facebook.

Me resulta trágica la ironía de ver los comentarios en las redes sociales de “ay ya bájenle con las elecciones”, “que clavados están, no manchen” y me refiero a ello como una ironía porque aquéllas personas que creen que “no es para tanto”, son las primeras que sufren los estragos del sistema en el que vivimos.

Son las primeras que luchan por conseguir una educación universitaria y cuando digo luchan, es en verdad, la odisea que implica terminar una carrera universitaria es un reto que en México pocos valientes y persistentes logran, tienen que luchar contra las mismas instituciones, la burocracia, la falta de apoyo económico y en muchos casos la imposibilidad de costear una educación en una “escuela de prestigio”.

Son los primeros que siendo profesionistas, reciben sueldos de pasantes y son quienes trabajan el triple que cualquier adulto de más de 30 en las empresas, son los que resuelven todos los problemas pero no reciben el reconocimiento por ello, son los que tienen que aguantar el estigma de que ser joven es igual a ser mal pagado, independientemente del talento, esfuerzo y profesionalismo que demuestren.

Lo que está pasando ahora en nuestro país, en éste momento histórico y electoral es muy importante y no es sólo porque la juventud es capaz de expresarse y denunciar, sino porque esto es el inicio del cambio tan soñado y anhelado por los mexicanos de todas las generaciones.

Salir a las calles a denunciar la manipulación de la información, desmentir a quienes tratan de hacerles ver como algo que no son, difundir la verdad…más que un “movimiento” o una marcha es una forma de ser ciudadanos que México necesitaba con impostergable urgencia.

Los universitarios pusieron el ejemplo y trazaron la ruta para dejar salir la represión acumulada que anhelaba estallar, ahora el resto de los mexicanos necesitan continuar, la responsabilidad no es de la Ibero ni de los estudiantes ni de los jóvenes únicamente, es de todos.

Más allá de marchar pro o contra alguien, es momento de vislumbrar el siguiente paso, es momento de comunicarnos, de ciudadanos a intelectuales, a periodistas, a estudiantes, es momento de que la clase media se convierta en líder porque es la única que puede cambiar las cosas, porque “ser de clase media en un país con más de 50 millones de pobres es ser privilegiado. Y los privilegiados tienen la obligación de regresar algo al país que les ha permitido obtener esa posición”.-Denise Dresser, El país de uno. Es momento de que creemos foros, de que discutamos, generemos documentos, peticiones, comunicados, cartas, exigencias y pongamos las reglas para quien se atreva a comprometerse con los nuevos ciudadanos mexicanos que no van a glorificar al presidente, ni a los senadores, diputados, ni gobernadores, sino que van a ser buenos jefes y van a exigir un desempeño extraordinario de sus más caros empleados.

Ya es hora de darse cuenta y de asumir que los buenos gobiernos se construyen con base en buenos ciudadanos y los buenos ciudadanos son aquéllos capaces “de decirle a los corruptos que lo han sido; de decirle a los rapaces que deberían dejar de serlo; de decirle a quienes han gobernado mal a México que no tienen derecho a seguir haciéndolo”

El primer paso ya está dado pero no nos perdamos en un bostezo para regresar al país de la bella durmiente, ya es momento de despertar y cambiar la realidad. “La mejor manera de predecir el futuro, es creándolo”.

Por: Kristina Guerrero

 

Incertidumbre Electoral en México, ¿Por quién votar?

México 2012: Perspectivas Políticas y Económicas

una conferencia de Denise Dresser

Cancún Quintana Roo a 9 de mayo de 2012

El día de ayer se presentó en el Centro de Convenciones de Cancún la Dra. Denise Dresser, quien impartió la conferencia denominada “México 2012: perspectivas políticas y económicas” como acto de clausura del Cuarto Congreso “Innovación, Emprendimiento, Negocios y Cambio Climático” de la Escuela de Negocios de la Universidad Anáhuac Cancún organizado en conjunto con COPARMEX.

Denise Dresser es Doctora en Ciencia Política por la Universidad de Princeton, profesora de Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y una destacada autora en el ámbito de la opinión política a nivel internacional, galardonada en el mundo de la comunicación por su trabajo de análisis con el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Artículo de fondo con “Carta abierta a Carlos Slim”, artículo publicado en la edición 1685 del semanario Proceso el 14 de febrero de 2009.

Con su característico estilo y elocuencia, Dresser abordó los temas de mayor importancia reflexiva para México y los ciudadanos en estos momentos.

Desentrañó el panorama político actual en el que la ciudadanía vive con hartazgo de las prácticas habituales en el gobierno y las corporaciones, manchadas de corrupción y caracterizadas por exprimir a los ciudadanos, que son los únicos que sostienen los privilegios y las exorbitantes fortunas de los grupos de poder.

Señaló que el ánimo de la mayoría de los mexicanos sugiere una regresión mental que rechaza la democracia participativa y añora el Estado autoritario, la mano de Hierro que garantice el orden, la gente parece estar dispuesta a ceder su libertad a cambio de control y seguridad.

Con una invitación abierta a promover la inteligencia libre y el criterio individual, la Dra. analizó las diferentes posturas de los candidatos a la presidencia, señalando los puntos clave de cada una de ellas:

En principio, habló de la situación del PRI el cual se fortalece con un candidato manufacturado a la medida, hecho para disfrazar el aparato de corrupción que ha construido durante muchos años los mecanismos que mantienen a México rezagado.  El PRI se esconde y se fortalece detrás de la cara bonita de Peña Nieto, de su sonrisa vacía y su vida de telenovela, de la gran campaña mediática que sus aliados incondicionales (las televisoras) le otorgan.

Todo un “muñeco de plástico” diseñado con precisión de ingeniería para vender un nuevo PRI que en el fondo sigue siendo la misma oxidada maquinaria; el mismo régimen autoritario, corrupto y cancerígeno al que no le importa hundir a México con tal de conservar sus negocios y sus privilegios.

Continuando con su exposición, se refirió al PAN que por su parte ha fallado en distanciarse de las prácticas más dañinas del PRI. En este contexto la candidata a la presidencia por éste partido, Josefina Vázquez Mota, se muestra incapaz de definir sus posturas, lo único que la diferencia de los demás es su género, el hecho de ser mujer, pero es en opinión de la Dra. una mujer de convicciones poco claras, una mujer flexible que se muestra atrapada dentro del estatu quo, que no se atreve a romper las viejas alianzas y los pactos de antaño, hecho que le ha costado caro al PAN ya que lejos de lograr el objetivo para el cual fue creado,  precisamente romper este sistema del viejo régimen, deshacer las alianzas y los pactos, busca mantener el estado que guardan las cosas, lo cual lo hunde más y le ayuda al PRI a consolidar su retorno. Sin distinguirse, sin generar un cambio, el PAN pierde fuerza y no tiene nada que aportar.

Finalmente abordó la postura del PRD con su candidato Andrés Manuel López Obrador, quien se muestra dividido, inserto en el pasado, carente de discurso y no logra aterrizar el contenido de la verdadera izquierda. Por momentos parece avanzar cuando es capaz de vislumbrar los problemas que aquejan al país, pero esto es insuficiente ya que no logra plantear soluciones, se aprovecha del resentimiento político y económico de la sociedad, “ofrece aliviar la pobreza pero no plantea cómo crear riqueza”, ni cómo acabar con los intereses de los grupos antidemocráticos que él mismo defiende, como los sindicatos. La izquierda en México dista mucho de ser moderna y propositiva. México tiene una izquierda disfuncional que se ha autosaboteado y que involuntariamente ha propulsado el regreso del PRI.

Todo lo anterior  genera un panorama de incertidumbre electoral para la mayoría de la población, existe un creciente grupo de ciudadanos que nos sabe por quien votar.

Para continuar, la Dra. señaló la relación que  guarda la situación política que expuso  con economía. El  impacto es evidente,  tan sólo éste año hay 5 millones de pobres más. “México se encuentra cada vez más rezagado en materia económica y política, en éste país 50.1 millones de personas viven bajo la línea de pobreza y 19 millones más no tienen dinero suficiente al día para comer”, reposando todas sus esperanzas en el petróleo como fuente de riqueza, “México ya no puede seguir perdiendo el tiempo, tiene que replantear los fundamentos de su economía”

La razón por la que no se aprueban las reformas necesarias, muchos la atribuyen a la división legislativa, a la falta de consenso en las cámaras que impulse las reformas estructurales que el país necesita, pero la verdadera razón es aún más terrible.

No es que no exista consenso, el consenso existe, el pacto es tácito “entre políticos, empresarios, sindicatos, gobernadores y beneficiarios del estatu quo; pero es un acuerdo para no cambiar, es un pacto para el NO”. Es un pacto para seguir exprimiendo a los ciudadanos y su trabajo.

Lo alarmante de todo este asunto es que la gente, bajo la fórmula de “Modelo Bombón” que lleva consigo el grito de “Peña Nieto Bombón te quiero en mi colchón”  incluso los jóvenes, realmente consideran votar por el PRI, para lo cual la evidente exclamación que sale a la superficie es ¿Acaso no leen?, ¿Acaso no saben de la Historia de su propio país?, ¿Voy a tener que venir a impartir clases de historia política contemporánea? Era la pregunta que planteaba la Dra. Dresser a un auditorio conformado en su mayoría por jóvenes universitarios de la Universidad Anáhuac Cancún, escuela privada enfocada en jóvenes provenientes de  un estrato socioeconómico alto.

Al final de la exposición la pregunta recurrente en la mente de las audiencias ante las que se presenta éste panorama suele ser…¿Y yo qué puedo hacer como ciudadano para cambiar esto?

La Dra. hizo una analogía a la obra de Tolkien, “El Señor de los Anillos” exponiendo que en éste libro, el personaje principal de nombre Frodo es un simple Hobbit, un tipo amable, regular con una vida común, sin mayores atribuciones, que sin embargo se ve enfrentado a una decisión trascendente, queda en su poder destruir el anillo que representa el mal para el mundo, sin quererlo ni buscarlo, se vuelve en un héroe, es por ello que cada uno de los ciudadanos debieramos “ser Frodos y destruir el anillo de la corrupción”.

Asimismo, la ponente señaló que es tan repetitiva la pregunta en las conferencias que imparte, que para contestarla escribió un libro. En su obra “El país de uno” la Dra. Dresser aborda más a profundidad este tema, recomienda su lectura a quienes deseen conocer más al respecto.

Concluyó su conferencia con la siguiente afirmación: “Yo no vengo a decirles por quien votar, piensen por ustedes mismos, busquen la fruta menos podrida, vayan a las urnas, tápense la nariz y voten” afirmación que recibió un gran aplauso de los asistentes.

Sin duda queda mucho como ciudadanos por hacer, en México hay que cambiar la percepción de la política, la forma de participación ciudadana y sobre todo el pensamiento y el criterio, hay que reeducarse y aprender a pensar, para después poder dialogar y exigir a los empleados del gobierno desde la Presidencia hasta las regidurías municipales, que tutelen los derechos que a la ciudadanía corresponden.

El primer paso, comienza leyendo.

por: Kristina Guerrero

kperiodismo@gmail.com

Twitter: @krisabc